miércoles, 23 de marzo de 2011

ME INYECTAS LA RABIA

...


A veces he notado que me miras,
que me inyectas la rabia
en tus venganzas,
con tu angustia indolente
y tu malicia.




Alexandre Montoya




A veces he notado que me miras,
sucede algunas noches,
te crees que no te veo
y no te veo
pero te crees que no te siento
y te equivocas,
odioso,
me haces daño.

El otro día
me hiciste sangre
en el cuello,
pedazo de alcornoque.




Jaime Valero Perandone


Cuando lavé el camisón,
no salían las manchas
por tu absurda terquedad.

Si hubieras sabido
desnudar mi espalda
y frotarla con la esponja
azul celeste que te tendí
aquel día...


Alexandre Monntoya


Azul de estrellas
y de sueños
que hemos enterrado
para siempre,
que como criatura viva
hemos estrujado en la conciencia,
encerrada en un cuartucho
y escondida,
alimentada de sobras y mendrugos
rebozados
en el aceite del suelo,
mugrientos, requemados
y terribles...

Hemos tratado de olvidarla,
pero a veces cruje y se levanta
y nos araña los ojos
zarandea las entrañas
nos escupe.




Jaime Valero Perandone



No sé, estúpido
cuerpo impostado
pero creo que algo se ha parado
en un momento
y ya no ha vuelto a girar
en su distancia
en la velocidad precisa,
en su latido.



Kazimierz Dzyga



Continuanos sin vida,
acelerados
o demasiado lentos
mientras los cataclismos
se suceden.



Gigino Falconi


Días sísmicos,
tsunamis cósmicos
del odio.


...

15 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Hay gente que no sabe querer. Mejor, dejarlos lejos y que no puedan mordernos.
Besos.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga del alma, Elena Pascual, Elena Clásica, Φίλη Ἑλένη, Querida Elena,

Es éste un poema desgarrador, pero imponente por la Realidad que representa. De buen seguro que la situación que describes es un instante que se repite demasiadas veces, en la vida real. Es cuando el Amor deja de serlo, es cuando la incomprensión del otro se apodera del individuo, es cuando ya nada hay de lo que había, es cuando se rompe la voluntad de quien pretendía compartir la vida de uno, o de una. Es el desgarro de lo que antes era equilibrado. Es el reconocimiento de que ya nada existe de lo que existió. Es la invectiva de los instintos primarios, cuando se ponen por encima de lo que es la Civilización, el Humanismo, la Cultura, el Amor, en definitiva. Me temo que esta situación que desdcribes con palabras tan certeras se repite demasiado, en los tiempos actuales. Es un grito contra todo tipo de violencia, incluso contra la violencia de Género, tan en moda actualmente. Es una llamada desde el Abismo.

Podríamos darle la vuelta y convertir el poema en una llamada a la Comprensión, al Entendimiento, al Rechazo de todo lo repugnante, a la vuelta al Pasado, al regreso de lo que, en su momento, fue y ya no es.

Es que pones con tu pluma y tus atinadas palabras el dedo en la llaga, en la llaga que nunca debió existir, en lo que nunca debió ser.

Es Agamenón, cuando regresa de Troya, y se encuentra a Clitemnestra con Egisto, en su propio tálamo. Es que ese individuo que tú describes merecería el Destino de Clitemnestra, pero, claro, falta la mano decidida y serena de quien está contra la Injusticia. Me temo que la mujer descrita por ti se limitará a los lamentos, al Sufrimiento, al seguir aguantando.

Bien podría ser este poema, Querida Elena, un himno contra toda la violencia machista que se ejerce en nuestros días.

Te envío mi admiración y un abrazo, gigantesco, auténtico, Querida Elena.

Antonio

Mayte dijo...

Pocos dominan el arte de las esponjas azules desdibujando el alma húmeda de una mujer que palpita, vibra, ama y enloquece junto a otro que sabe tallar sensaciones que atraviesan la piel.

Divino lo tuyo siempre mi querida niña Elena.

Abrazo ;)

TriniReina dijo...

Muchas veces aquí, ante tanta belleza, perfectamente encajada, me quedo sin palabras.
Tus versos siempre penetran en el alma y mi alma los hace suyos. Las pinturas son fantásticas, como siempre sabes elegirlas.

Abrazos

PACO HIDALGO dijo...

Querer, amar es de las cosas más difíciles que hay en esta peligrosa vida; se debería enseñar a querer, que es mucho más importante que otras doctrinas o materias insulsas: el conocimiento del amor evitaría muchas prácticas viciosas. Excelente poema, siempre tan lírico, tan sensugal y sugestivo, Elena. Un beso.

Natàlia Tàrraco dijo...

Querida Elena, dulcísima amiga !me tardabas! y yo a la espera. Ha valido la pena esperarte.

Mirada de cuchillo, noche de acero como navaja que hiere el silencio. Gota de sangre y queja demasiado suave, como simple caponcete. Estrellas, esponja celeste, ternura imposibles que se anulan en el suelo mugriento, migajas de un mendrugo duro. Se ha parado...e pur si muove, camino del cataclismo.

Capto instantes concretos, atrapados en la amargura y la queja, ni el agua del baño consigue ser lustral o purificante, no borra ni mitiga el dolor físico, el sufrimiento muy adentro. En cada palabra, en los espacios (como pausas o silencios o suspiros), y en las imagenes, pones un intensísimo mensaje de abatimiento y denuncia.
¿Cuando será suave, conseguido, compartido dulce, poderoso e intenso el deseo y el amor? Cuéntamelo.

Elena mía, nunca me fallas, en tus visitas constantes supones aliento, sorpresa, cariño expuestos con tus siempre hermosas palabras.
Besito y hasta ahora.

Isabel Romana dijo...

Me ha impresionado mucho este poema, elena. Por lo que tiene de poético desde luego, pero también por lo que tiene de lucidez, de aceptación descarnada de un desamor que destruye. Y destruye porque, pese a todo, pese a esa esponja azul que se ha convertido en un instrumento de herir, ahí siguen los antiguos amantes, juntos, dañándose, muriéndose. Ay, esos amores oscuros...
Un abrazo muy fuerte, querida amiga.

ANTONIO CAMPILLO dijo...

La torpeza es muchas veces la consejera de lo ritual, de lo monótono, de lo descuidado.
El amor no puede convivir con la monotonía ni con la indelicadeza.
A veces, el desapasionado medio en el que nos encontramos empuja y empuja hasta que se resquebraja el edificio del amor.
Cuando lo hace, el ruido es inmenso; el chillido, desgarrador; la irritación, desesperante.
Creo que ningún amante puede soportar este temblor.
Excelentes versos que, para mí, expresan la irritación por el egoísmo provocado, tal vez, por la rutina.

Nusa dijo...

Elena, me conmueves como siempre. Y me has dado fuerzas para escribir. Gracias :)

Quería decirte que sentir rabia es estupendo, es señal de que no te abandonas, no dejas que las barreras que se levantan en el camino te paren y te impidan luchar hasta la consecución de tus metas.
Lo malo sería que sintieras resignación y no lucharas, pero rabia... ¡eso es estupendo!
¡Ánimo, valiente!

helena dijo...

No se puede vivir de las sobras de un amor, esperando migajas que nunca sacian.Cuando el fuego se apaga, los rescoldos no avivan, sino abrasan y engullen y desgarran la carne como fieras hambrientas. ¿Cómo ponerse en pie de un desamor?
Es una maravilla pasar por aquí, mi querida y admirada elena. Un fuerte abrazo

Aristos Veyrud dijo...

A falta de tener a quien amar bueno es tener a alguien a quien odiar. El odio al igual que el amor enfocado a una persona es una pasión que valida la existencia, las dos pasiones vienen de una misma fuente y las dos causan dependencia y no liberación. Una relación de amor odio son las dos orillas por donde se encausa la vida y el sentimiento para evitar los abismos de la soledad. Pisar aunque sea en la firmeza del odio da seguridad y un destino. En nuestras estructuras de actividad el odio se facilita porque no necesita esfuerzo, crea desde la comodidad. El amor requiere condiciones especiales y de creación constantes, de esperas prolongadas, el amor es raro, todo mundo anda detrás suyo y es el tema principal de la mayor parte de la producción artística. De su presencia o de su ausencia depende el juego de todos los años invertidos y pasados por una vida.
ELENA CLASICA con sus versos despeja de la abrupta forma del alma una de sus facetas que ha mantenido postrada a la humanidad durante milenios.
Su obra es un aporte decidido a la construcción y develamiento hacia la senda de la inocencia, punto de llegada y de partida a la redención humanas, lenguaje y melodía de la danza del universo.
Mi abrazo profundo y vital mi querida Poeta!!!

Rocío dijo...

Mi Elenita, hay muchos alcornoques en el mundo,pocas esponjas azules que no rasquen y menos manos aún que froten espaldas. Estoy individualista este mes.

Rafael Mulero Valenzuela dijo...

Querida Elena: es la primera vez que te visito y no será la última. Llego a tí a través del blog de mi querido y admirado profe Antonio que te propone como la décima Musa, moción que sin reservas he aprobado en su blog.
Yo no soy más que un hombre que cuenta "sus cosas" y algunos sentimientos de los otros, pero no sé hacer crítica. En consecuencia, en cuanto hombre y por la supuesta parte que pudiera imputarseme pido perdón a esa mujer maltratada. Nunca he permitido que el odio se adentrara en mi corazón.
Para ti mi felicitación y un beso

Muñekita CaT dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besos

Catherine

ángel dijo...

Hermosa atmósfera de imágenes y de palabras. ha sido un gusto recalar en tu espacio.


Saludos...